domingo, diciembre 17, 2006

Mis penúltimas escapadas al cine

Parafraseando a Jack Nicholson como Joker en "Batman": "Tantas películas por ver, y tan poco tiempo...". He aquí un resumen de mis penúltimas escapadas al cine, por orden de visionado:

"Fantasmas de Goya"


Milos Forman tiene ese "algo" de director polémico "rompe-moldes" que inevitablemente hace que vayas a ver sus películas. Y con la fiebre por las producciones nacionales de corte histórico que nos ha invadido este año ("Alatriste", "Los Borgia"), esta "Fantasmas de Goya" no podía pasar inadvertida. La película revive una supuesta historia de injusticias acontecida durante los últimos años del pintor. Realmente el personaje de Goya (un correcto Stellan Skarsgard) como que pasaba por allí, para lo único que sirve es para enlazar a unos personajes con otros, para situarnos en un lugar (Madrid) y una época (la invasión Napoleónica) determinados, y poquito más.

La historia se centra por tanto en los personajes interpretados por Natalie Portman (por partida doble) y Javier Bardem, y tanto es así que el ritmo algo confuso de la historia no te permite saber hasta qué punto resulta uno de ellos más protagonista que el otro. Pero bueno, las actuaciones son correctas y el resultado entretiene.

El aspecto que menos me gustó fue el del sonido. Yo no sé si por empatía hacia el personaje de Goya (quien acabó sus días sordo como una tapia) o por incompetencia del montador, asistimos a una edición de sonido tan lamentable que no veía (oía) algo así desde "Carmen" de Vicente Aranda. El doblaje de Javier Bardem (a sí mismo) es penoso, de forma que su tono de voz es el mismo ya esté susurrando o gritando. Así no hay quien se crea el personaje. Ramón Langa (el doblador habitual de Bruce Willis) tiene un pequeño papel y bien que lo sabe aprovechar, imponiendo su tono de voz en las tres frases mal contadas que tiene. Y luego está el tema de la música (que durante mucho tiempo estuvo asociada al nombre de José Nieto, pero que finalmente, o así figura en los créditos, recayó en el desconocido músico de origen polaco Varhan Bauer). Las piezas musicales están metidas con calzador en la película, seguramente sin intervención del compositor, hecho que se demuestra en determinadas escenas con la poca relación que muestran con las imágenes que acompañan. Seguro que el montador se sentía juguetón con el dial del volumen, que sube y baja a su antojo.
En fin, que no llega a ser una mala película (al menos la puesta en escena está muy trabajada) pero que no responde a las expectativas que se nos han dado de ella.

"El Perfume: Historia de un Asesino"


Estrenada en el mismo fin de semana que "Casino Royale" (ya es tener mala suerte), llega esta ambiciosa coproducción europea (Alemania, Francia, España y alguno más, seguro) cuya promoción en nuestro país ha sido poco menos que mediocre, para lo buena película que es.

Yo preferí pasar de las aglomeraciones para ir a ver la última (o la primera, según se mire) aventura de James Bond, y me fui a ver ésta otra. Y no me arrepiento. Muchos hablaban de lo "infilmable" que era el libro homónimo de Patrick Süskind, un fascinante relato basado en el rico universo de los olores, con un frío psicópata de insuperable olfato de protagonista. Teniendo en cuenta la dificultad de plasmar o expresar las sensaciones recogidas por nuestro olfato, se entiende que se haya tardado tanto tiempo y se haya empleado tanto esfuerzo hasta que por fin se ha conseguido filmar esta película. El héroe en llevarse el gato al agua ha sido el director Tom Tywker, responsable de películas tan recomendables como "Corre, Lola, Corre" o "La Princesa y el Guerrero".

El director consigue lo imposible, y con una cuidada selección de planos y una exquisita música (en la que el mismo participa en la composición), permite que a través de la vista y el oído consigamos simular las mismas sensaciones olfatorias que siente Jean Baptiste Grenouille, el protagonista del relato. Haced la prueba, id a ver la película y decidme quién ha sido incapaz de no inspirar profundamente durante la proyección y no percibir, engañosa pero brevemente, parte de la nube de perfumes y olores que rodea a todo el universo de la historia.

En el reparto encontramos nombres de la talla de Dustin Hoffman (como el perfumista Baldini) y Alan Rickman (como Richis), sin duda escogidos para servir a la película de vehículo por los circuitos comerciales más allá de Europa. Han de destacarse también las dos bellezas pelirrojas que conforman el alfa y el omega del objetivo autoimpuesto por Grenouille, Karoline Herfurth como la joven de las ciruelas, y Rachel Hurd-Wood (la Wendy del último "Peter Pan", hay que ver cómo ha crecido esta niña), como Laura Richis. Y por último, pero no menos importante, el verdadero protagonista es el casi desconocido Ben Whishaw, que dota al personaje de Jean-Baptiste Grenouille de la crueldad y el pragmatismo propios de un ser muy por encima del resto de los humanos, y consciente de ello además, que no se detendrá ante nada para conseguir sus propósitos.
Además de con la puesta en escena y la muy cuidada imagen, destacar la banda sonora, compuesta por Johnny Klimek y Reinhold Heil (responsables de, entre otras, "Retrato de una Obsesión" y la reciente "Land of the Dead" de George A. Romero), junto con el propio director, que también gusta de participar en la música de sus producciones. La banda sonora te atrapa y te ayuda a meterte aún más en la historia, y escuchada de forma aislada, consigue al mismo tiempo rememorar la película y suplir las sensaciones olfatorias por las auditivas. Vibrante.

Aunque se aprecian algunas diferencias con el libro, la película es una gran adaptación, y arriesgada, con un estupendo resultado.

Continuará...

1 comentario:

Tony Ruiz dijo...

daredevilNo me hace mucho tilín lo de ver "El Perfume" pero mi novia me tira para que vaya y con tu crítica me he quedado más tranquilo. A ver si es verdad que está bien...

... si no me gusta, ¡te mato! ;-)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...