viernes, febrero 02, 2007

Cuánto daño ha hecho la LOGSE

El Blog de Bac Hylon, siguiendo su implacable e inexorable (amén de otras muchas palabras que comiencen por "in" y terminen en "able"... no, tanto como inexplicable, no) labor educativa, se complace en ofrecer al respetable unas reglas fáciles y divertidas con las que, en lo sucesivo, cualquier hijo de vecino sepa manejarse en la vida, ser el centro de atención en todas las fiestas y reuniones de sociedad y saber en todo momento (o en casi todos) en qué día se encuentra.

Con todos ustedes... Cómo saber rápidamente cuántos días tiene el mes en curso en tres pasos.

a) Si sabemos en qué mes del año nos encontramos, ir a c).

b) En caso contrario, mirar un calendario (también vale el teléfono móvil, el teletexto, el periódico del día, e incluso la esquinita inferior derecha del Windows pirateado que tenemos instalado en el PC).

c) Haciendo uso del valioso saber implícito en la cultura popular, entonar el siguiente refrán:

"Treinta días tiene Septiembre,
con Abril, Junio y Noviembre,
los demás de treinta y uno,
menos Febrero mocho,
que tiene veintiocho".

(ah, el saber de nuestros ancestros, qué poco se tiene en cuenta)

Método B (alternativo): Ahora en cinco pasos (dificultad moderada-alta).

Para aquéllos a los que eso de los refranes le suena a cosas de abuelos, o de gente del campo, y ellos soy muy modernos.

Los pasos a) y b) son los mismos que en el proceso anterior.

c) Tómese la mano cerrada (o puño, como diría Perogrullo), y oriéntese hacia el sujeto de manera que los dedos queden mirando hacia el lado contrario (ver gráfico orientativo).

d) Comenzando a contar desde el nudillo del dedo índice, vamos alternando nudillo y oquedad (o espacio de pellejo que queda entre un nudillo y otro), recitando los meses del año (y empezando por Enero).

e) Al llegar al último nudillo (el del dedo meñique), seguimos con la cuenta, pero volviendo hacia atrás. Ojo, el nudillo del meñique hay que volverlo a contar (esto es importante). En este punto cabe destacar el hecho de que este método es únicamente válido para los especímenes con exactamente cinco dedos en su mano.

Oh, sorpresa. Gracias a las maravillas de la Madre Naturaleza (habrá quienes lo achaquen al Diseño Inteligente, y quienes lo hagan a la Teoría de la Evolución de Darwin, esto ya es variable), resulta que aquellos meses que han coincidido con "nudillo" tienen 31 días, mientras que los que han caído en "oquedad" tienen sólo 30 (salvo Febrero, que tiene 28. Sí, esto supone un esfuerzo adicional de memorización, lo sé).

Todo esto estaría muy bien, y resultaría muy útil, de no ser por el pequeño detalle de que, a pesar de la creencia popular y debido a las repetidas quejas de determinadas personas que no reciben los suficientes regalos de cumpleaños al año, el mes de Febrero, caprichoso él, no siempre tiene 28 días. Sucede que, cada cierto eiempo, y coincidiendo con los llamados Años Bisiestos, el segundo mes del año (Febrero, para los que ya se habían perdido) llega a tener hasta 29 días.

Esto es lo que nos dice la Wikipedia:

"Un año es bisiesto si dura 366 días, en vez de los 365 de un año común. Ese día adicional se suele añadir al final del mes más corto, fechándose como 29 de febrero.

Este día se añade para corregir el desfase que existe entre la duración real de los años: 365 días y 6 horas aproximadamente. Esto hace que se corrija cada cuatro años (los años múltiplos de cuatro) que se acumulan 24 horas.

El calendario juliano consideraba bisiesto los años divisibles por cuatro. Así el año juliano dura 365 días +1/4=365,25 días (más que el año trópico que dura 365,2422 días).

La regla para los años bisiestos según el calendario gregoriano es:

Un año es bisiesto si es divisible por 4, excepto los principios de siglo (aquellos divisibles por 100), que para ser bisiestos, también deben ser divisibles por 400.

Es decir los años que sean divisibles por 4 serán bisiestos; aunque no serán bisiestos si son divisibles entre 100 (como los años 1500, 1700, 1800, 1900 y 2100) a no ser que sean divisibles por 400 (como los años 1600, 2000 ó 2400). En 400 años debe haber 97 años bisiestos, de esa manera el año del calendario gregoriano se mantiene muy parecido al año solar. Así el año gregoriano dura 365 días +1/4 -1/100 +1/400 = 365,2425 días."

Así, vemos como para cálculos sencillos, nos basta con aplicar la regla del calendario juliano, y así sabremos si el año en curso es bisiesto o no. Para una mayor certeza, podemos aplicar la del calendario gregoriano, y así quedarnos más tranquilos.

Y ésta ha sido la lección de hoy. Sí, probablemente a estas alturas estaréis pensando que vaya gansada, que en lo que se tarda en leer una porquería de post como éste, podríais haber visitado tres blogs aún peores (pero tres al fin y al cabo).

Pero no. Resulta que todavía hay gente suelta por ahí que desconoce estas reglas, que van por ahí sin saber aspectos tan básicos de la vida como éstos. Y algunos hasta cursan estudios universitarios, e incluso han superado al menos un curso (lo que, haciendo cuentas, nos da una media de edad de, al menos, entre 19 y 20 añazos).

A la vista de todo esto, no sé muy bien qué es lo que se está enseñando en la escuela a día de hoy. Pero parece bastante claro qué es lo que se está aprendiendo (y lo que no).

En fin, que la próxima Ley de Educación la promulgue un Pokemon, a ver si tiene más efecto.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...