viernes, mayo 11, 2007

¿Que qué me ha parecido Spiderman 3? Pues...

Por supuesto, como "frikus maximus" (bueno, se hace lo que se puede), el pasado viernes me escapé yo también a ver Spiderman 3. Ya había ganas, después de atiborrarme de trailers y tras sucumbir a la tremenda campaña publicitaria que se hizo de la película. Así que allí estaba yo, puntual, en el Kinépolis Granada, con mi entrada y mi tarjeta lenticular (al final era con el póster dual del Spidey sobre la cornisa, me hubiera gustado más que fuera de la insignia del pecho, pero bueno...), esperando a la sesión de las 20:30 para dar rienda suelta a mis fantasías más arácnidas.

(Me gustaba más el otro "holograma", pero bueno, a falta de pan, buenas son tortas)

A toro pasado, leo toda clase de críticas sobre la película, y la gran mayoría coinciden en que decepciona bastante, y eso cuando no la tratan directamente como basura. Será que no habían visto Ghost Rider aún... O que no se acuerdan ya de la moñada de Superman Returns (Singer, aprende). Hombre, ni tanto ni tan poco. Es cierto que yo salí del cine con una sensación agridulce. Eché en falta algunas cosas, y otras directamente sobraban, pero en general me lo pasé como un enano en la sala.

Atención que hay spoilers a porrillo. Y paso de ponerme a cambiar el color de la letra. Lee bajo tu propia responsabilidad.

La película comienza y estás deseando que se dejen de monsergas y ñoñerías (con toda la parte inicial de Peter y MJ) y que aparezca Spiderman de una vez y se líe a dar volteretas y a pelear. Jolines, es que sabes que tienen que pasar un montón de cosas, y el principio se te hace eterno. Quizá sea ése el fallo principal de la película, han querido meter demasiados personajes, demasiadas situaciones, y al final, el conjunto queda bastante descafeinado, pensando en que no han sabido aprovechar gran parte de los elementos de la película. Se nota y mucho que había demasiadas manos para tan poca masa, que, sobre todo a los de Sony, les ha cegado el brillo de los huevos de la gallina, y han querido quemar muchos cartuchos de golpe.

Toda la parte final de Veneno, por ejemplo, hubiera dado para una película entera, aparte. ¿No dicen que Raimi no lo quería meter, que no le gustaba el personaje? Que le hubieran dejado más margen al director y, para la próxima, si es que finalmente se toma el respiro que dice querer tomarse, haber jugado con Veneno todo lo que fuera necesario, pero con otro director. Y mira que Sam Raimi me parece un genio, y su trabajo en la saga me parece inmejorable. En mi opinión, casi todos los fallos de las películas de Spiderman vienen de las injerencias de la productora, como por ejemplo, todos los cambios de guión sobre la marcha que hubo en la segunda entrega, y que de nuevo se aprecian, y de qué manera, en esta tercera parte. Con tanto cortar y pegar, nos queda una historia con algunos tramos muy desdibujados o apresurados. Una auténtica lástima.

Está claro que tanto la segunda parte como ésta viven de las rentas de la primera, donde a pesar del criticado Duende "Power Ranger" Verde la gente se creó unas grandes expectativas al respecto, pudiendo por fin creer que un hombre podía trepar paredes y lanzar redes (guiño al Superman de Donner, el bueno, el original). Con Spiderman 3, han buscado cubrir todos los nichos sociales posibles, para que tanto niños como mayores puedan ir al cine, pagando religiosamente su entrada, a ver la película. Que les guste o no, eso ya es harina de otro costal.

Con respecto al lado más friki de la sociedad, hay divisiones. Los acérrimos del personaje se dividen entre los que disfrutaron a lo grande con la película, pese a todo, y los que reniegan de ella, de Sony, de Raimi y de toda su familia (que, si te paras a ver los créditos, hay bastantes, ¿eh?). Por mi parte,

Cosas que me encantaron, mogollón de detalles frikis:
  • Ver a Spiderman columpiarse por New York. Cada película va mejorando en ese aspecto.
  • Las poses de Spidey sacadas directamente de las viñetas.
  • La felpa negra que luce la Dallas-Howard (que está guapísima) cuando sale con Peter, homenajeando a la Gwen del cómic.
  • J.J. Jameson. Sin comentarios, cada aparición suya es memorable.
  • Por supuestísimo, Bruce Campbell. Sin comentarios también.
  • Otro cameo, el del compositor, Christopher Young. Aparece al lado del pianista cuando MJ está hablando con los directores de la obra. Lo que me fastidia es que Danny Elfman, cuyo espíritu aún permanece en la banda sonora, y cuyo trabajo para las dos partes anteriores está a años luz del de Young para ésta, no tenga su merecido cameo, ni aquí ni en las otras.
  • La presentación del Hombre de Arena. Luego se le desaprovecha una barbaridad, es una pena, y toda la parte de involucrarlo en la muerte de tío Ben es una chorrada. Vale que el personaje no dé para mucho, pero presentarlo así de bien (su renacimiento tras la transformación es realmente emotivo) para que luego quede en "eso", es desaprovechar el personaje. Pero claro, los otros malos son más molones y venden más muñecos.
  • El enfrentamiento entre Peter y Harry como el Nuevo Duende. Ya se nos había adelantado bastante en los trailers y vídeos promocionales, pero queda espectacular. También son de agradecer los guiños a la evolución del personaje de Harry Osborn en los cómics, con la parte de la amnesia y la posterior redención, aunque quede todo muy aturullado por ese desastre de guión.
  • Ver a Veneno, por supuesto. Me gusta cómo introducen a Eddie Brock (Jr.), y cómo se le va motivando a éste para que acabe odiando a Peter (se le perdona el patinazo en la iglesia, en plan Antiguo Testamento, ¿qué formas son ésas de rezar, hombre?).
  • Vuelve a aparecer la vieja canción de la serie de TV, esta vez interpretada por la banda de música.
  • La tipografía usada por el mensaje que Veneno le deja a Spiderman, que es la usada en el rótulo del cómic.
Cosas que eché en falta:
  • Más desarrollo de los personajes, todo por culpa de un guión que quiere abarcar demasiado para una sola película. Aplicable sobre todo a los nuevos. Gwen Stacy aparece sólo para que digas aquello de "Gwen, estás muy gwena" (no-premio para el friki que pille la referencia), y poco más.
  • Más detalles del cómic en lo concerniente al personaje de Veneno, como, por ejemplo, que no hablara en plural (como Eddie y el simbionte). Eché de menos la frase arquetípica del personaje: "Nos comeremos tus sesos, Spiderman".
  • El dé la impresión de que el simbionte sea sólo un traje inanimado cuando lo lleva Spiderman, y no empiece a mostrarse como algo más hasta que se lo enfunda Eddie.
  • Más fundamento para la aparición y la evolución del traje negro. ¿Y no os da la impresión de que hay un fallo de montaje, de que la escena en la que el Dr. Connors analiza una muestra del traje de Spiderman debiera ir un poco más adelante?
(¿Fui sólo yo el que echó de menos esta escena, aparecida en uno de los trailers y comentada en este blog?)
  • Más chicha en la banda sonora. Se echa mucho a faltar a Danny Elfman, y aunque nos las prometíamos muy felices con Christopher Young, al final tampoco le dejan mucha cancha y su trabajo queda muy desdibujado también. Se notan muchísimo los empalmes entre la música nueva y los reciclajes de temas sacados directamente de las dos entregas anteriores. Son estilos musicales bastante distintos y no termina de cuajar la mezcla.
Cosas que directamente sobraban:
  • Tobey Maguire. En la primera daba el pego, como un Peter Parker pardillo. Pero el repetir el mismo esquema en Spiderman 2 y Spiderman 3 cansa. El Peter Parker del cómic hace mucho que evolucionó de aquel "nerd", y aunque siempre se halle subyugado bajo la famosa "suerte Parker", por lo menos no es tan cretino como el personaje de Tobey Maguire. Que encima tiene que chupar cámara que no veas. So simple, ¿no te das cuenta de que es tu careto pegado sobre un modelo CGI en 3D? Pues nada, si queda alguien en New York sin saber que Spiderman es Peter Parker es que es tonto, o ciego (ups, lo siento, ¿he hablado más de la cuenta?). Va a ser verdad que James Franco hubiera quedado mejor como Peter Parker desde el principio. A ver a quién cogen ahora, para la cuarta parte.
  • Kirsten Dunst. Otra que lo mismo, que su personaje no evoluciona a lo largo de la saga, y si lo hace, lo hace a peor. Aquí el problema de partida es que la MJ de la primera parte era más parecida a Gwen Stacy que a Mary Jane, y eso le quitó carácter al personaje. Aquí lo único que hace es pucheritos. Venga ya.
  • El mayordomo de los Osborn. Tiene guasa, que el tío apenas sale en las películas anteriores, casi tampoco lo hace aquí, y cuando tiene su frase, ésta es lapidaria, increíble y a destiempo, aunque suponga un punto de inflexión en la historia (y qué cambio de dirección, casi nos rompemos el cuello con el giro).
  • Y anda que el rollo culebronesco del triángulo amoroso Peter-MJ-Harry (o cualquier otra combinación de estos tres, que da la impresión de que les va todo). Está fatal tratado.
  • Stan Lee. Qué tío, cómo chupa cámara él también. Creía que a partir de Fantastic Four iba a reducir su presencia en adaptaciones Marvel al cine (o eso dijo), pero se ve que el afán de protagonismo le puede más. Su cameo aquí es totalmente innecesario y prescindible, de lo forzado que queda. Me recordó a su aparición estelar en Mallrats, sólo que ahí estaba hasta más justificada.
  • Es curioso cómo se quedan con los toques de humor del cómic, pero de forma tan simple y estúpida que en la película queden tan mal. Creo que el problema deriva de la mortífera combinación del pretendido axioma "El Cómic es para niños" y de que actualmente se trate a los niños como adultos gilipollas, más que como niños. Jolines, que no son tontos, que no hace falta simplificar tanto las cosas. Por ejemplo, con lo del Peter Parker macarra, que es ridículo y también bastante prescindible.
  • Ese Hombre de Arena desplazándose por la ciudad como una tormenta de arena, en plan La Momia. ¡Qué vendavales deben de soplar por allí!
En fin, al final queda como un revoltijo que entretiene, aburre y decepciona a partes iguales, en función del dial en el que tengas puesto el chip. Por supuesto, esperaré al DVD, a ver qué nos ofrecen en el mismo, y en cuando a la futurible cuarta parte, espero que se lo piensen bien y tengan las cosas claras desde un principio, para que al final quede un producto más sólido que estas dos últimas partes.

Y, por supuesto, fue salir del cine e irme a chutarme colesterol en vena, en el Burger King más cercano, ahora que ya está la campaña publicitaria de Spiderman 3 en marcha y de que regalan unos muñecotes supergraciosos con los menús Diverking. Y anda que cuando tuve que volver a caja a explicarle a la chica que uno de los menús venía sin muñeco, y de que no quería uno de los bichos horrendos y horteras, excedente de la promoción anterior y que pretendía colarme... Lo que tiene que sufrir un spidermaníaco...

Para terminar, aquí va la nueva versión coloreada de un dibujín que hice allá por el 2002, cuando el estreno del primer Spiderman. Hay que ver lo que se consigue ya con un poco de Photoshop, ¿eh?

(¿A que molo más de negro, eh? ¿A que molo?)

Sólo como curiosidad, aquí está el original,

(Jeje, qué tiempos)

Saludos arácnidos.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...