jueves, junio 21, 2007

Tú me das cremita, yo te doy cremita... ¡Mente limpia!

Al hilo de uno de los últimos post de nuestro Marciano favorito, Jotacé, me acordé de un cartel publicitario que vi ayer y que me llamó poderosamente la atención. Vale que no es la primera vez que se usan motivos insinuantes y sensuales en la publicidad, no vamos a inventar la rueda ahora. Pero es que los hay que son de lo más estrambótico, o por lo menos, forzado, que se pueda imaginar.

No soy de los que llevan la cámara al cuello, a la caza y captura de la imagen controvertida, pero a la vista de los acontecimientos, hay veces en que pienso que debería serlo. Así que hoy, cámara en ristre, he vuelto a la escena del crimen.

Atención al cartelito de marras, situado frente a una de las entradas de la Universidad de Jaén (obviamente, tienen un perfil de público muy concreto en mente).

(Tú me das cremita, yo te doy cremita...)

Ejercicio de punto: ¿Cuántos segundos ha necesitado para descubrir qué es lo que se anuncia en dicha imagen?

No se vayan todavía, aún hay más. Si ahora nos fijamos más detalladamente en la cara de la chica, todavía se le puede sacar más jugo a la descontextualización.

("¿Esto es lo que se te ocurre cuando te pido que me untes la espalda con tu crema? Tú eres tonto...")

Voy a darme una ducha...

1 comentario:

Merrick dijo...

Buff, poquillo hay que descontextualizar aquí, ein?

El anuncio es de todo menos elegante... Saludos!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...