jueves, septiembre 27, 2007

Ese doble rasero de la publicidad

Realmente, es curioso cómo cambian las tornas cuando se trata de publicitar algo con el objeto de venderlo (¿para qué, si no, sirven los anuncios, verdad?), mientras que desde otro prisma se nos invita a la prudencia, a la cautela, a la prevención.

Pasaba con el tabaco, hasta que comenzaron las demandas millonarias de los afectados (ya fuera directa o indirectamente). Veíamos su publicidad hasta en la sopa, desde el famoso anuncio de los vaqueros (con ese inolvidable tema de "The Magnificent Seven", del gran Elmer Bernstein) hasta en las más prestigiosas competiciones deportivas. Ahora ya no se puede fumar en el trabajo y hace falta un mando a distancia para activar las máquinas expendedoras. Vamos, que por mí estupendo, el tabaco es algo que nunca he soportado y maldita la gracia que me hace.

Pero pasa también con la otra droga "social" por excelencia, el alcohol. Se aumentan las penas por el consumo excesivo de alcohol, se prohiben los botellones y similares, se promueven campañas publicitarias para fomentar un consumo responsable, pero al mismo tiempo, nos encontramos con anuncios como éste,



¿Qué se supone que significa esto? ¿Que con tres cervezas encima puedes evadirte de la triste realidad y transportarte a un mundo nuevo y multicolor? ¿Que no tienes ninguna posibilidad de pasar un rato divertido si no está el alcohol de por medio? Por favor... un poco de seriedad.

Ocurre un tanto de lo mismo con la publicidad del automóvil. Desde una posición se nos insta al civismo, a la conducción responsable, aumenta la cuantía de las multas, se nos amenaza con los puntos del carnet (para que luego veamos el pobre efecto que han tenido, visto el índice actual de accidentes y de "cafradas" al volante)... Pero el caso es que no veo ningún anuncio por televisión que invite a conducir como se debería. Todo es potencia de motor, grandes cilindradas, "vroom, vroom", coches a toda pastilla por una carretera... Eso sí, avisan que se trata de un circuito cerrado y de que el spot está rodado por conductores especialistas y profesionales. ¿Para cuándo un anuncio grabado por personas de a pie, como tú y yo, en mitad de un atasco, en la circunvalación, en hora punta? ¿Invitando a tener paciencia y no realizar maniobras imprudentes ni peligrosas? Seguiré esperando...

Mientras tanto, modifico el slogan de cierta marca, para hacerlo extensible a todas. No basta con que te guste, además hay que saber. Y esto último no implica que seas un Fitipaldi, que tengas un control perfecto (en condiciones perfectas) de tu automóvil.
Y no, listillos, no tengo "envidia del pene", por conducir un coche de 95 cv.

No digo que la solución esté en la represión o en la prohibición, pero no vendría mal un poco más de sentido común para todos, y un poco menos de hipocresía.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...