domingo, octubre 14, 2007

Miradas que lo dicen todo: Dramatic Prairie Dog

Se dice que hay miradas que matan, y que hay miradas que lo dicen todo. Pero, ¿qué me decís de ésta?



Se trata del Dramatic Prairie Dog (o traducido al cristiano, "el Perrito de la Pradera Dramático"). Un perrito de la pradera (y no una ardilla, "chipmunk", como quieren creer algunos) cuyo mayor pecado es mirar a la cámara de tan particular manera en el vídeo que aparece aquí abajo, y que con ello ha generado uno de esos movimientos interneteros tan habituales hoy día, donde a alguien le da por una tontería, y toooodooo el mundo le sigue.

Aquí el vídeo que originó todo. Con estudiantes japonesitas, como no podía ser de otra manera. Y atención al terrorífico chillido de la niña de las coletas. No me extraña que el bichejo se ponga de los nervios.



Pues bien, la tontería podía haber quedado ahí. Pero no. A alguien le llamó especialmente la atención la forma en la que el pequeño roedor se quedaba mirando a la cámara, y con banda sonora de por medio, le quiso dar más contundencia y dramatismo al asunto.

Y el que el vídeo en cuestión esté a punto de superar los 3 millones de visitas es sólo la punta del iceberg. No han tardado en salir versiones del mismo, a cual más esperpéntica y rebuscada, y lo más curioso es que la mayoría de ellas terminan triunfando, a su manera, y encontrando su lugar en el nicho ecológico de los youtubes. Ahí tenéis al "Dramatic Spartan Dog" de 300, al "Dramatic Dr. Evil-Dog", al "Dramatic Darth Vader Dog"... Las posibilidades son casi ilimitadas.

De hecho, encontré el vídeo por primera vez aquí, donde comparaba al simpar mamífero con nuestro "ex" más popular (jaja, "popular", ¿lo pilláis?). Inquietante, sin duda.

No me voy a entretener en buscar y colgar una, dos o cincuenta versiones del citado vídeo, porque ni quiero alargar el post más de la cuenta, ni me parece el lugar más adecuado para ello. Y a eso vamos.

No se vayan todavía, que aún hay más. En este blog se ha concentrado la mayor parte del movimiento pro "Dramatic Prairie Dog", recogiendo la casi totalidad de versiones del vídeo en cuestión, así como todo lo relacionado con el mismo, y montando toda una campaña de merchandising alrededor del fenómeno. Incluso los más manitas cuentan con una versión del "Dramatic Prairie Dog" con un chroma verde detrás, para que lo inserten en la escena que quieran. Desde luego, si algo hemos aprendido de Internet es que los hay que saben cómo ganarse la vida con el mínimo esfuerzo.

En fin, está claro que una de las principales características de la naturaleza humana es este "pavo" que nos da de vez en cuando y que hace que la mayor de las tonterías genere toda una revolución a su alrededor. Qué le vamos a hacer, podría ser peor. Y mientras la cosa quede ahí...

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...