viernes, agosto 29, 2008

Indefensión

Si ya tuve una mala experiencia hace unos meses con los amigos de lo ajeno, hace un par de noches se volvió a repetir de forma parecida.

Antesdeanoche dejé aparcado el coche en mi plaza de garaje, como siempre, y, a la mañana siguiente, me encuentro la desagradable sorpresa de que me han forzado la puerta del copiloto con algo similar a una palanca. Al principio, no eché nada en falta (tampoco es que suela tener nada de valor en el coche, y como parece que los CD-Rs de música de cine no son del gusto de todo el mundo, éso que me ahorro), pero más tarde descubriría que sí, que llegaron a entrar en el coche y que se llevaron un miserable llavero-linterna que era lo que más a mano había. Miserable por el chisme en sí, no tiene importancia, pero algo de valor sentimental sí que tenía.

Todavía tengo que dar gracias por ser uno de los vecinos menos afectados. Las ventajas de tener un suegro chapista era que, por la tarde, en 5 minutos, ya me había enderezado la puerta. Pero otros 7 vecinos (que se sepa) no han tenido tanta suerte. Los que menos, una puerta doblada como la mía. Otros tienen lunas rotas, radios arrancadas, cajas de herramientas y objetos de valor que guardaban en el maletero desaparecidos... A algunos sólo les dejaron las bolsas de gusanitos que tan impunemente se zamparon mientras cometían su tropelía. Hablo en plural porque está claro que esto no es obra de una sola persona. Perdón a la Humanidad por llamarles "personas".

Me cago en sus vidas. No puedo llamarlos hijos de p... porque bastante habrán tenido sus madres con parirlos y criarlos, pero sí que voy a llamarlos niñatos de mierda, sin valores ni pretensión alguna en la vida, desgraciados malnacidos a los que, ya que quieren vivir la vida a tope y sin esperas, recomendaría que se tirarán desde un puente sobre un campo de cactus, y nos dejaran al resto vivir con el pensamiento de que podemos dormir tranquilos.

La parte que también me fastidia es que supongo que aún me quedan unos cuantos quebraderos de cabeza con la denuncia y lo que de ella se derive. Ya que se da la circunstancia de que este año me ha tocado ser el presidente de la comunidad de propietarios. Una comunidad, por cierto, donde se ve que el único con luces suficientes como para presentar una denuncia he sido yo, porque, aunque descubrí el pastel a las 10 de la mañana, no me pude personar en comisaría hasta bien pasadas las 11. Y fui el primero. ¿En qué puñetas estaban pensando el resto de vecinos, algunos de los cuales se encontraron la desagradable sorpresa a las 9 de la mañana?

No sólo eso, encima van, los muy espabilados, y entorpecen la labor policial llevándose el coche al taller antes que de se pasen los de la policía científica (no, no son como los del CSI, dejad de ver tanta tele...) a tomar huellas. ¡Leches, luego encima querrán pedir responsabilidades a otros! Un poco de civismo y sentido común, por Dios.

Aunque, si tenemos suerte, como mucho, a través del seguro, nos pagarán el motor de la puerta de entrada a la cochera, que se ve que forzaron para salir. El resto, que se relama sus heridas como mejor pueda. Y mientras tanto, cualquiera deja el coche ahí...

Ya no es por los daños materiales, que ya digo que he sido de los que más suerte ha tenido, ya no es por el trastorno de tener que presentar la denuncia, acudir con los agentes a tomar pruebas, y lo que nos quede... Lo peor es esta sensación de indefensión, de que tengamos esas fieras sin educación ninguna por ahí sueltas, destrozando y vandalizando impunemente, y que se pueda hacer tan poco para evitarlo (¡ay, Herodes, tú sí que sabías...!).

¿Soluciones? Me río yo de las huellas que hayan podido tomar y de lo que puedan hacer con ellas. Por si no lo sabíais, un juez sólo acepta aquéllas que hayan sido encontradas dentro del coche, porque las de la carrocería... ¡cualquiera sabe! ¿Cómo detectar cuáles pertenecen a peatones casuales, que han tocado o se han apoyado en el coche cuando éste estaba en plena calle? Lo dicho, dejad de ver tanta tele, que os da una idea muy equivocada de la realidad...

Así que nos tocará ser más prudentes, ya que nuestros despistes como víctimas es la mejor arma que estos energúmenos tienen, vigilar mejor cómo se cierra la puerta del garaje cuando salimos o entramos, y tener más cuidado de ahora en adelante. Eso sí, con el culete escocido por la experiencia.

Y así nos va. Yo, sinceramente, espero no tener que llegar a los extremos de guardar un arma en casa ni barbaridades parecidas. Pero está claro que, después del cabreo, lo que más tarda en desaparecer es esa maldita sensación de indefensión.

¡Actualizado!

Youtube al rescate. Y con él, "Robocop 2" y su incomprendido, por violento, guión de Frank Miller. Él sí que sabe cómo manejar a la chusma.



Ya me hubiera gustado tener uno de éstos instalado en el coche, ya...

5 comentarios:

Merrick dijo...

Buf, entiendo perfectamente cómo te sientes. A mí me lo abrieron del mismo modo, entre el año pasado y este, ¡3 veces!

Creo que van buscando los GPS's... o igual es vandalismo porque sí, manda cojones!

Lo de presentar la denuncia a mí sólo me ha servido para que el seguro me pagara el arreglo, pero olvídate de que localicen, inculpen o mucho menos castiguen a los culpables. Tendremos que seguir jodiéndonos.

En fin, ánimo y bien hecho lo de desahogarte, porque poco más vas a sacar.

Chacal dijo...

Yo siempre lo defiendo, ante esto Solución Punisher, tiro en la boca y sanseacabó.

F.D dijo...

ea, lo lamento...
está muy bonito su post.. bien expresados sus sentimientos, con serenidad a pesar de lo expuesto... y bastante sentido común. Good for u!
En fin... lo de los tiros y armas y todo eso, no me parece lo mejor. La violencia engendra violencia y no vea la risa que me da a mi cuando en el metro de NYC a veces me parece que veo un tipo con un bulto en la ropa, que no sea porque se alegra de ver a nadie... Lo que creo es que como la vida es justa, a veces, esos delincuentes encontraran lo que dan: una vida destrozada como la cochera y los coches...
besos Hor!
pd. que suerte de suegrito!

El Hermano Montgolfier dijo...

Vaya, una tras otra amigo! Bueno, para alegrarte un poco lo que queda de día te informo que te he recomendado en mi cuadernillo con motivo del día del blog, tarde pero cierto.

Un saludo

Cubito dijo...

Ala Jor!! Que mierda de gente, vamos... ara que yo, llenaba el barrio de perricos armados con su presencia y sus dientes. Eso le ponemos una casica allí delante de la cochera y va a ver como no se acerca ni pirri.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...