lunes, diciembre 01, 2008

Minus minus

Siempre me ha parecido bien lo de facilitar a las personas con minusvalías la integración en la vida cotidiana. Como, por ejemplo, las reservas en los aparcamientos para conductores minusválidos.

Que sí, que llegas algo justo de tiempo ese día, te aprieta la vejiga, llevas 15 minutos dando vueltas por el aparcamiento, y te da mucha rabia encontrarte una y otra vez ese flamante y amplio espacio vacío que te tienta y que te lleva a pensar si no colará como minusvalía lo de llevar gafas desde los 3 años (¡eh, me sirvió para escaquearme del servicio militar! Ooooh, ahora ya nunca podré aprender a montar y manejar un CETME para servir a la Patria...). Pero bueno, todo sea por el civismo.

Como el que les falta a los que muchas veces no han tenido la paciencia para seguir buscando un sitio más adecuado, y te los encuentras ocupando esas plazas reservadas, sin ninguna señal en el coche que atestigüe si tienen derecho a usarlas. Claro que, como siempre pienso en esas ocasiones, igual sí que tienen alguna minusvalía, y no lo saben conscientemente, como falta de riego en el cerebro o algo así. Dicho con todo el cariño y el respeto hacia todas las personas allá fuera que tienen ese pequeño impedimento para ser aceptados en la sociedad.

Hoy, aprovechando que el mal tiempo nos ha tenido encerrados en casa todo el fin de semana, hemos aprovechado una breve ventana entre las nubes para darnos un pequeño homenaje en el McDonalds que tenemos cerca de casa. Sí, nos gusta jugar con el peligro... Y, total, una vez al año no hace daño.

Total, si pides alguna de las especialidades, en lugar del menú habitual, hasta comes algo más sano de lo normal. Y ahí estábamos, degustando aquello, cuando me ha venido a la cabeza un pensamiento. Si los que ocupan una de estas plazas reservadas son minusválidos (tanto si sufren de algún impedimento físico o psíquico, o sólo son subnormales), ¿qué son los que ocupan dos plazas? ¿Minus minus válidos?


No penséis mal. No es que el pobre tuviera mucha prisa por recoger su pedido. No es que no supiera de la existencia del servicio McAuto. A lo mejor el chaval (después, al ver al dueño del coche, como que ya no sorprende tanto) tiene algunas nociones de matemáticas y lógica y se cree que la propiedad involutiva del complemento (esto es, que si C(a) es la negación de a, entonces C(C(a)) = a) se aplica también a las minusvalías.

O no. Porque entonces tampoco se explicaría que hubiera entrado en dirección contraria por un carril de único sentido.

Es lo que tiene la diversidad, que de vez en cuando tienes que sufrir con especímenes así. Y no es que a mí me haya molestado directamente, que yo ya estaba comiendo tan tranquilo, tan cómodo y tan calentito en mi sitio. Pero en el fondo, algo sí que fastidia que tú hagas por donde para hacer las cosas bien y según las normas, y otros se las pasen por el Arco del Triunfo.

Da gracias de que yo al menos sí he tenido el detalle de mantener tu anonimato, emborronando la matrícula, so patán.

3 comentarios:

Merrick dijo...

La verdad, a veces leyéndote me parece que me esté leyendo a mí mismo ;-)

Rabia te daría, pero yo me he reido un montón. Nada, hay que tener paciencia con los minusválidos voluntarios.

Bac Hylon dijo...

Jojojojo, lo de "minusválidos voluntarios" me ha llegado al alma X-DDDDDDDD

F.D dijo...

Ea... me encantó su post... hasta que llegué al final, todo sea dicho...
Yo simplemente me contento con hacer las cosas bien hechas. Sin mirar a quien, que cuenta el dicho.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...