martes, enero 20, 2009

30 años de diferencia

Parece que no, pero el tiempo no pasa en balde. Hay quien dice que, en algunas cosas, todo sigue igual, que nada cambia. Pero mucho me temo que, a juzgar por las siguientes situaciones, algo sí que ha cambiado. Y no precisamente para mejor.

Pobre Darwin, debe de estar revolviéndose en su tumba.

Atención a los siguientes escenarios, y después ya me diréis.

Escenario 1: Tienes que hacer un viaje.

Año 1979: Viajas en un avión de Iberia, te dan de comer y te invitan a lo que quieras de beber, todo servido por azafatas espectaculares en un asiento en el que caben dos como tú.

Año 2009: Después de considerarte afortunado por no haber sufrido un retraso superior a tres horas, entras en el avión abrochándote el cinturón de los pantalones que te han hecho quitar para pasar el control, te sientan en una butaca en la que si respiras profundo le metes el codo en el ojo al de al lado y si tienes sed el azafato te ofrece una carta con las bebidas y sus precios subidos un 50% porque sí. Y no protestas por si acaso cuando aterrizas te meten el dedo por el culo para ver si llevas drogas.

Escenario 2: Manolo tiene pensado ir al bosque después de clase, según entra al colegio le enseña una navaja a Pancho con la que pretende hacer un tirachinas.

Año 1979: El subdirector lo ve y le pregunta donde las venden, y le enseña la suya, que es antigua, pero más buena.

Año 2009: La escuela se cierra, llaman a la Guardia Civil y llevan a Manolo al reformatorio. Antena 3 y Telecinco presentan los informativos de las 15:00 desde la puerta del colegio.

Escenario 3: Disciplina escolar.

Año 1979: Hacías una jaimitada en clase. El profesor te metía dos buenas hostias bien merecidas. Al llegar a casa tu padre te arreaba otras dos.

Año 2009: Haces una putada. El profesor te pide disculpas. Tu padre te pide disculpas y te compra una moto.

Escenario 4: Fran y Marcos se reparten unos puñetazos después de clase.

Año 1979: Los compañeros los animan, Marcos gana. Se dan las manos y terminan siendo colegas en los billares.

Año 2009: La escuela se cierra, Telecinco proclama el mes antiviolencia escolar, el periódico 20minutos titula a cinco columnas el asunto y Antena 3 aposta de nuevo a Matías Prats en pleno temporal frente a la puerta del colegio para presentar el telediario.

Escenario 5: Luis rompe el cristal de un coche en el barrio; su padre saca el cinturón y le pega unos buenos latigazos con él.

Año 1979: Luis tiene más cuidado la próxima vez, crece normalmente, va a la universidad y se convierte en un hombre negocios con éxito.

Año 2009: Arrestan al padre de Luis por maltrato a menores. Sin la figura paterna, Luis se une a una banda. Los psicólogos convencen a su hermana de que el padre abusaba de ella y lo meten en la cárcel. La madre de Luis se enrolla con el psicólogo. Mercedes Milá abre la final de Gran Hermano con un discurso relativo a la noticia.

Escenario 6: Juan se cae mientras echaba una carrera y se araña en la rodilla. Su profesora, María, se lo encuentra llorando al borde del camino. María lo abraza para confortarlo.

Año 1979: Al poco rato, Juan se siente mejor y sigue jugando.

Año 2009: María es acusada de perversión de menores y se va al paro. Se enfrenta a tres años de cárcel. Juan se pasa cinco años de terapia en terapia. Sus padres demandan al colegio por negligencia y a la profesora por trauma emocional, ganando ambos juicios. María, en paro y endeudada, se suicida tirándose de un edificio. Cuando aterriza, lo hace encima de un coche y también rompe una maceta. El dueño del coche y el dueño de la planta demandan a los herederos de María por destrucción de la propiedad. Ganan. Telecinco y Antena 3 producen juntos la película y definitivamente el plató de los informativos ya queda emplazado en medio de la calle.

Escenario 7: Relación habitual entre padre e hijo.

Año 1979: Le pido dinero a mi padre para salir.

Año 2009: Mi padre me pide dinero para apaciguar al banco.

Escenario 8: Llega el 28 de octubre.

Año 1979: Llega el día del cambio de horario de verano al horario de invierno. No pasa nada.

Año 2009: Llega el día del cambio de horario de verano al horario de invierno. La gente sufre trastornos del sueño, depresión y amenorrea.

Escenario 9: El fin de las vacaciones.

Año 1979: Después de chuparse una caravana del copón con toda la familia metida en un seiscientos tras 15 días de vacaciones en la costa, se terminan las vacaciones. Al día siguiente se trabaja y no pasa nada.

Año 2009: Después de volver de Cancún, en un viaje con todo pagado, se terminan las vacaciones y la gente sufre trastornos del sueño, depresión y seborrea.

Conclusión: Definitivamente, algo no marcha bien en nuestras cabezas. Nos hemos vuelto imbéciles. Bien nos iría ser un poco normales, pasar un poco más de la televisión y decirle a los medios de comunicación que no sean tan sensacionalistas.

Y yo después de esto casi que estoy por irme a vivir al campo :-)

3 comentarios:

David Collados dijo...

Je,je... algunos son muy buenos. La verdad es que nos hemos pasado de un lado a justo el opuesto, pero es que hoy en dia que pasen 30 años son muchos años...

Merrick dijo...

Jajaja, muy bueno... aunque la verdad, no sé si reir o llorar :-)

Sergio Arán dijo...

Ciertos como la vida misma... bueno, menos el de la comodidad en el avión del año 79, en esa época también íbamos apretados como piñas.
Ingenioso y triste.
Y en cuanto a lo del campo, yo opté por esa decisión hace tres años. Allí se vive tranquilo, bien y parece que cuando salgo de la oficina y vuelvo a casa, en el trayecto se me pasa el mal rollo.
Y en mi casa, tanto para mi como para mis niños, la televisión es la pantalla del DVD, nada más que eso.
Mi mujer no. Mi mujer ve Hospital Central :)))

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...