viernes, marzo 13, 2009

Jugando a Rubik

Ojo al título, no vayamos a malentendidos.

No es que me haya pasado la tarde intentando solucionar el cubo de marras. De eso ya desistí hace años, cuando vi que lo de despegar y pegar los trocitos de color no quedaba del todo bien... Aunque entonces, al final te queda un cubo con todas las caras negras, lo cual no deja de ser una solución, después de todo. Pero me estoy desviando...

Lo que venía a decir con el título es que, aprovechando que el otro día refería mi viaje al Ikea, venía a cuento hablar de una cosa que se me ocurrió hace poco y que tenía que ver con montar cosas y con cubos. Sí, lo sé, soy muy rebuscado.

El caso es que, teniendo en cuenta lo que se avecina, y la de cosas que hay que preparar, se me ocurrió ir montando algo personalizado con lo que aportar un toque especial.

¿Recordáis aquellos puzzles que teníamos de pequeños? ¿Aquéllos compuestos por cubos, donde cada cara era una pieza del rompecabezas, y donde al final podías construir hasta 6 imágenes distintas? Yo los adoraba. Aún hoy me siguen gustando.


Pues se me ocurrió montarme uno yo mismo. La verdad es que tampoco tiene mucho mérito. Sólo necesitas un poco de paciencia (o bastante, según lo torpe que seas con los recortables, como el que suscribe), 6 imágenes en buena calidad, escáner (si no las tienes ya escaneadas), un buen programa de retoque de imágenes, una buena impresora, papel de buen gramaje, unas tijeras y cola (o pegamento de barra).

Si no estás muy seguro al principio, haz como yo, y usa folios (aunque luego son más frágiles a la hora de recortar y pegar), y no te preocupes si tienes los cartuchos de la impresora en las últimas. Ya habrá tiempo de hacer las cosas bien.

Una vez que lo tienes todo listo, tienes que generar las imágenes a partir de las cuales construirás luego los cubos. Yo opté por un puzzle de 3x4 cubos, lo cual nos deja un total de 12 partes en las que habrá que dividir cada imagen, y, en consecuencia, 12 cubos que tendremos que construir. Otro aspecto a tener en cuenta si no quieres echar una vida recortando y pegando.

Lo más fácil es generarte una plantilla para el cubo, donde cada cara contendrá una parte de cada imagen. Algo así como ésta.


Y luego ya viene la parte más pesada, generar los 12 cubos, imprimirlos, recortarlos y pegarlos. Quién me iba a decir a mí, con lo zote que fui siempre con las tijeras y el pegamento en el colegio, que me iba a ver así.

Como ya comentaba, ahora mismo prefería experimentar, por lo que el resultado no será el definitivo. Para entonces, buscaré otras imágenes mejores (o qué mejor que dibujarlas ex profeso), prepararé papel o cartulina más gruesos, incluso satinados, y ya procuraré tener una mejor impresora a mano, o por lo menos, mejores cartuchos. Pero bueno, con esto os podéis hacer ya una idea de cómo podría quedar el resultado final.







¿Qué? ¿Mola?

3 comentarios:

F.D dijo...

sr Hor! ha triunfao ud, pero mucho!!! ay que bonitoooooo!
viva el babyHor!

Merrick dijo...

Pues queda muy muy chulo! Es una buena idea para regalar a los sobris! Felicidades!!

Bac Hylon dijo...

Jajajaja, gracias :-D

Pero yo no he dicho nada de sobris... :-D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...