jueves, marzo 12, 2009

Yo estuve en el Salón del Cómic de Granada... El año pasado

Si esperábais una crónica del Salón del Cómic de Granada de este año... Siento desilusionaros, pero va a ser que no.

Lo cierto es que el cartel, el plantel de invitados, las exposiciones... pintaban bien, pero entre que tuve un fin de semana entretenido y que de un tiempo a esta parte el Salón ya no me llama tanto, pues tampoco le puse mucho empeño en acudir este año, ni lo lamento demasiado.

A mí el Salón que me gustaba, y del que más gratos recuerdos guardo, era el que todavía se llamaba "Jornadas", y se celebraba más como una reunión / encuentro de frikis, en aquellas carpas instaladas en el Paseo del Salón, que como otra cosa más comercial. Sí, claro, la pela es la pela, y uno que ya sabe un poco de organizar eventos lúdico-festivos sabe que, por desgracia, y por mucho empeño, cariño y devoción que le pongas a algo, sin dinero no haces nada. O casi nada. Y encima, estaba por allí todavía Pedro Angosto :-)

Me atrevería a afirmar que mi desinterés hacia el Salón de Granada comenzó a partir de ese punto de inflexión que supuso la infame "cagada" del Bajo Ulloa. A lo mejor soy muy rencoroso, o debería haber pasado página hace años (que han pasado ya unos cuantos, eh), pero, ea, así soy yo. Se notó mucho la diferencia entre cómo se hacían las cosas antes y después de aquello. Incluso pese a que la organización del evento salió bastante reforzada tras el temita de marras.

Fue también a partir de entonces cuando el manga y sus derivados comenzó su arrasadora invasión y también te hastiabas un poco de ver tanto otakito por allí en medio, desplazando otros géneros tanto en material y merchandising, como en actos y proyecciones. Y ver que, a pesar de contar cada año con mayores espacios, al final casi todo se resume en colocar stands y más stands de tiendas, no hace más que recordarme aquello de los mercaderes en el templo. Igual estoy exagerando un poco, pero bueno.

En fin, que me dejo de batallitas de Abuelo Cebolleta. Que este pasado fin de semana, pese a que todo estaba en principio a favor, con estreno mundial en cines de "Watchmen" incluido, y pese a que me apetecía un poco algo de frikeo, no pudo ser al final.

Las prioridades son las prioridades y era más necesario hacer un viaje al Ikea de Málaga el viernes y echar allí todo el día, que pasarme por la Feria de Muestras de Armilla. Se siente.

Y claro, un viaje el viernes al Ikea supone que el sábado lo vas a emplear encerrado en casa, montando muebles y demás chismerío. Inevitable.

Así que todavía me quedaba el domingo. Pensamos: "Nos vamos a mediodía para el Salón. Comemos en el Wok de enfrente. Nos damos luego una vuelta, a ver si queda algo, y pillamos alguna rebajilla de paso. Y después nos vamos al Kinépolis a ver Watchmen". Un plan bastante interesante a priori, que se torció cuando vimos la ingente cantidad de personal que había invadido el Wok. Así que cambiamos de planes sobre la marcha y tiramos directamente para el Kinépolis, para darnos un homenaje en el "Hollywood Foster's" antes de ver la peli. Y vaya si aprovechamos bien la tarde. Así que, nada, que no ha habido Salón este año.

Ahora ves alguna crónica por ahí, y no parece que me haya perdido mucho, así que... Si antes lo sentía poco, menos ahora.

Pero bueno, no hay mal que por bien no venga, y si habéis llegado hasta aquí, voy a echarle un morro de campeonato al post y, ya que no tengo nada más que decir sobre el Salón del 2009, voy a rescatar el material de la visita del año pasado, que al final se me había pasado algo de fecha, y lo tenía durmiendo el sueño de los justos, esperando la ocasión oportuna. :-PPPPPP

Como ya comentaba antes, no me siento muy contento con cómo ha ido evolucionando el Salón de Granada. Ni me gusta el ambiente (está bien para un rato, digamos 15 minutos o así), ni creo que esté todo lo bien organizado que debería (una vez me llovieron palos porque alguien cercano a mí lo dijo, así que ahora, que me lluevan con razón, ea)... Y tampoco está la economía familiar ni el espacio en casa como para gastarse mucho en frikadas, que parece ser el principal objetivo allí.

Así que el único aliciente que te queda es que venga algún amigo y te anime a ir. Luego, por suerte, te puedes encontrar con alguna cara conocida, echar un buen rato de charla rememorando viejos tiempos, y no arrepentirte de haber ido. Pero ir solo me da ya una pereza...

Por suerte, el año pasado conté con el acicate de que mi amiguete David viniera a echar el fin de semana en Granada, así que por lo menos ya tenías una razón para visitar el Salón. Como invitados estrella, recuerdo que se contó, entre otros, con Juan Giménez. Aquí, en las fotos, firmándole a David el tomo ése de La Casta de los Metabarones.



Sé que el hombre tiene muchas más cosas, y mejores, en su haber pero, lo siento, yo sólo lo recuerdo por algunas portadas que hizo hace ya unos poquitos de años para videojuegos de Opera Soft. Qué tiempos. David se fue tan contento con su tomo firmado, feliz de haber tenido que esperar muy poco tiempo en cola.

No hubo tanta suerte por la tarde con el segundo gran invitado del año, Brian Bolland. Claramente, despertaba más el interés de los aficionados y, pese a que la gestión de la cola para autógrafos se llevó muy bien (al César lo que es del César), dando números al personal, el problema vino por otro lado. Y es que quién iba a pensar que Bolland se iba a currar tanto los autógrafos... Menudos dibujacos se marcaba el tío. Pero claro, a costa de que la cola avanzará muy, muy despacio.



Por un lado, sólo verlo dibujar, aunque fuera para otro, ya era todo un privilegio. Por otro, el tiempo pasaba, as time goes by, y no veías el momento en que te fuera a tocar a ti. Y al final, pasó lo que tenía que pasar, que a pesar de que muchos por delante nuestra acabaran desistiendo, llegó el momento en que Bolland se cansó, o tenía que irse para la charla, y ahí quedó la firma.


Que sí, que la organización daba la oportunidad de que Bolland volviera el día siguiente a seguir firmando, pero venir otro día más al Salón era un lujo que algunos no se podían permitir (yo sí, David no). No estoy molesto, para nada, como ya digo, sé de primera mano lo que es atender a un famoso invitado, asistirlo mientras los fans se abalanzan sobre él, con más o menos tacto (gracias a Dios, la gente sabe comportarse), pero tener que cortar el chorro en un momento dado por cansancio, problemas de horario... lo que sea.

Aquí está mi tomo de Camelot 3000, la edición de Zinco, con el numerito que me dieron para la cola. Volvió a casa tal cual salió. Pero bueno, nos queda el recuerdo y la anécdota de haber estado allí. Algo es algo.


Y bueno, ¿qué más te queda del Salón? Pues con la entrada, como viene siendo costumbre desde hace ya bastantes ediciones, regalaban un cómic. A mí me tocó éste.


Me costó. Varias horas. Incluso días. Pero al final entendí de que iba. Me lo guardaré para cuando se lo pueda explicar al peque.

Y bueno, ya que estábamos allí, pues algo de gasto hicimos, para compensar la visita. Y qué menos que apostar por los amigos. Allí estaba esa gran persona que es Nacho Carmona, promocionando la nueva línea editorial de Dreamers. No pude resistir la tentación de echar un vistazo a sus primeros lanzamientos, "PenDragon" y "I Luv Halloween", y de darles una oportunidad.

"PenDragon" está entretenido. Con cierto tufillo a otro clónico más de Dragon Ball, pero al menos es divertido y está bien dibujado. Pero no salieron muchos más números, ¿no? Cachis.

"I Luv Halloween" ya me gustó más. Ahí está Keith Giffen en el guión, metiendo mala leche a espuertas. Menudos personajillos, los protagonistas. Y el dibujo, también muy interesante, con un toque timburtoniano de lo más curioso.

Y frente al stand de Dreamers, estaba el de Saturno Ediciones, donde me hice con el primero tomo de "Godland". Además, el responsable, también malagueño, era bastante majo. Siento no recordar su nombre, pero es que hace ya un año de esto, después de todo...


Me encantó ese toque retro en el dibujo (claro homenaje a Kirby) y en el tono de las historias.

Y bueno, poco más. Yo creo que ya he dado bastante caña por hoy. Otro día, más. Y el año que viene, pues según cómo se presente, igual tengo algo nuevo que contar. O no.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...