miércoles, abril 22, 2009

Bat-almidón

Jejeje, ¿os acordáis de cuando se estrenó la primera película de Batman?

No, so brutos, no me refiero a ésta, caramba.

Me refiero a la "buena", a la de Tim Burton. La que inició el fenómeno de la "batmanía", más allá de los sesenteros "crash-boom-zapp!!".

Fans de medio mundo pusieron el grito en el cielo por la elección del actor protagonista que encarnaría a Batman/Bruce Wayne, el canijo de Michael Keaton. Y por lo acartonado que resultaba embutido en el traje de Batman. Declaraciones reales, totalmente verídicas, de un fan: "¿Qué es eso de que Batman lleva armadura? ¡¡Batman debería esquivar las balas!!". Sí, claro, con el sentido murcielaguil o algo así... No te fastidia...

Pero el caso es que algo de razón sí que tenía aquel pobre infeliz. Ése no era el Batman que conocíamos, el atlético superhéroe enfundado en mallas que todas las noches se recorría y pateaba los tejados de su querida Gotham City como el que hace footing. El tío de la película tenía la agilidad y el gracejo de Espinete, como poco. Algo que, en las siguientes películas intentaron solventar, con mayor o menor acierto. Joel Schumacher hasta probó a poner pezones en el traje. Pero se ve que no fue suficiente.


Porque años más tarde, la historia (siempre cíclica) parece que vuelve a repetirse. Con permiso de los amigos de ADLO!.

Año 2001. El afamado dibujante Jim Lee, que provocara ríos de... bueno, de eso, de los fans, después de despuntar en colecciones como "X-Men" y "WildC.A.T.s", recala en la editorial DC y en concreto, en la colección de Batman. Ésta de aquí es la portada correspondiente al número 608 de la colección.


Tendría tanta repercusión que sería posteriormente adaptada a póster e incluso a una figura de resina, ambos éxitos de ventas.

Año 2009. Se publica la historia especial "Batman, el Caballero del Dragón", en la que el superhéroe se da una vuelta por la ciudad de Barcelona. Para aumentar las ventas y la dicha de los aficionados, DC le pide a Jim Lee que dibuje una portada especial para el cómic. Hela aquí.


¡Oh-Dios-Mío! ¡Pero si es prácticamente la misma pose! ¿Es que Jim Lee no tiene más recursos artísticos, después de habernos hecho babear con titis en mallas en todas las posturas posibles (e imposibles)? ¿O es sólo que es Batman el que ya no sabe colocarse en otra postura que no sea esa, cuando escudriña el horizonte sobre una gárgola?

Nada de eso. La razón es muy sencilla. Y no es más que, al igual que ha ocurrido con otros superhéroes, la versión vista en cines ha acabado por afectar al propio origen, comportamiento y apariencia del héroe en el cómic.

¡¡Al igual que en las películas, Batman se ha acartonado también en el cómic!! ¡¡El horror!! ¿Podría ser peor? ¡Pues sí! Podría ser... ¡contagioso!

¡Huye, Superman! ¡Huye antes de que sea demasiado tarde!


¡Oh, no! ¡Maldición! ¡No hemos llegado a tiempo!

¡Corred, insensatos! ¡Nadie está a salvo! ¡Vosotros podríais ser los siguientes!

4 comentarios:

Merrick dijo...

Jeje, qué grandes verdades... Y qué bazofia de portada se ha cascado el Lee. Eso sí, se va a vender como churros para el Saló, con él firmando por ahí.

Sergio Arán dijo...

Lo de no poder mover el cuello quedaba fatal. Movía todo el cuerpo para poder mirar a los lados. ¡ Pero que huevillos le puso Burton al escoger a Michael Keaton!
Y la pose está repetida, pero... tengo que reconocer que me gusta bastante. Parecen Dioses vigilando la ciudad...

F.D dijo...

jajajajaja!!!
me encanta cuando hace las comparaciones de los comics!!!! jajajaja
que capacidad de observacion ha tenido spre sr hor!

José Carlos Fernández dijo...

Jajaja...Me parto. Eres grande.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...