sábado, junio 13, 2009

Conduciendo con la...

Todos, en ocasiones, nos hemos cruzado con un loco del volante, uno de ésos que prefieres que te adelante pronto y se pierda en el horizonte (o que se compre un bosque y se pierda en él). De éstos, cuanto más lejos, mejor.

A menudo nos hemos planteado la disyuntiva de qué parte de su cuerpo usan estos individuos para conducir el coche. O la moto. Que de todo hay.

Las pocas e inevitables veces en las que se llega al contacto y donde, perdiendo la paciencia y los papeles, se llega al diálogo, estos mismos interfectos suelen corroborar nuestra ida original, recreándose en su supuesta habilidad, con un sincero y directo: "Es mi coche y conduzco como me sale de los..."

Claro, son sólo bocanadas, es una forma de hablar. ¿O no? Hoy, por fin, he dado con un caso sin precedentes que hace cierta la hipótesis y contradice la imposibilidad anatómica.

Porque, Logan...


¿Hacía falta ser tan literal?

Eso sí, no cabe duda de que "es el mejor en lo que hace (y lo quehace no es agradable)". Qué vicio tiene, cómo controla la dirección... Pero cómo tiene que escocer dar una curva cerrada.

2 comentarios:

Chacal (Oscar Ferrer) dijo...

Hombre, si la tiene de adamantium lo mismo sirve pa eso que pa otras cosas.

Merrick dijo...

Bueno, ya dicen que los bajitos tienen una buena... palanca de cambios.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...