jueves, septiembre 24, 2009

Cuando los informáticos se ponen románticos

¡Ah, el amor! Fuente tanto de alegrías como de penas, de risas y de llantos... Dicen que lo opuesto al amor no es el odio, sino la indiferencia... Así que, ¿qué no haríamos cualquiera de nosotros por amor, verdad?

¿Y cuándo se trata de un informático? La cosa se pone más peliaguda. No tenemos tiempo, entre facebook y juegos on-line, para una cena romántica a la luz de las velas en un restaurante chic.

Por no hablar de la pasta que eso supondría, que se podría invertir mucho mejor y más satisfactoriamente a largo plazo, en ampliar la RAM del ordenador de casa, o comprarte ese DVD que acabas de salir.

Y eso cuando el informático en cuestión sea tan diestro en relaciones sociales como para dirigirle la palabra a su amada. Bueno, más de dos o tres palabras seguidas con sentido, se entiende.

No, está claro que no. Hay que buscar otras formas.

Así que... ¿por qué no hackear un conocido feed de noticias para expresarle nuestros sentimientos?

maruteamo

Ah, atrás quedaron las sucias y trogloditas fanfarronadas del macho dominante usando su fuerza física. En el siglo XXI, el que rompe la pana es el que también es capaz de romper un código.

¿Dónde va a parar? Luego nos extrañamos de las pocas oportunidades con que contamos para preservar nuestro código genético...

2 comentarios:

F.D dijo...

ay que risa!
que gracioso!

Pelopi dijo...

Ohhh, qué romántico.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...