lunes, diciembre 14, 2009

Pues no serían tan niños

Con esto de la paternidad, a uno se le enternece el corazón, le entra la morriña, y comienza a rememorar sus tiernos años de infancia, pensando ya en cómo va a educar a su progenie, en qué valores le va a inculcar, partiendo de la base de lo que uno mismo recibió.

No sé vosotros, pero yo estaba pensando en las películas de Parchís :-)

Puede que no hayan envejecido bien del todo, y que, pese a su encanto, no aguanten del todo bien hoy día. Muchas cosas han cambiado desde entonces, como por ejemplo, el trato a los estereotipos.

Me pregunto qué pensará la Ministrísima de Igualdad cuando escuche una canción como "Corazón de Plomo", que pese a su tierno título esconde una zancadilla a los discapacitados que no se la salta un galgo. Menuda decepción me he llevado al volverla a escuchar ahora y entender por fin la letra.

O qué opina del personaje aquél de Carlitos "El Flaco" (encima, regodeo), que aparecía en todas las películas como complemento secundario cómico-escatológico.

Y ahí estoy, que me pongo a buscar información sobre el actor que interpretó a ese niño (dando por hecho que, en la actualidad, querrá pasar lo más desapercibido posible; al menos es lo que yo haría, enterrar bajo hormigón mi pasado), y en la sapientísima IMdB, me encuentro que participó también en 2 ó 3 películas, contemporáneas a las de Parchís, antes de desaparecer por completo del mapa.

Pero no es eso lo que más me llama la atención. Es que en una de esas películas, "La canción de los niños" (1982), las recomendaciones que la IMdB ofrecen son éstas:

(pinchad, pinchad, para verlo en grande, y asombraos)

A cuadros me he quedado, palabra de honor. Una de dos, o los encargados de confeccionar este tipo de recomendaciones tienen el mismo criterio que los que calificaron a "Saw VI" como "X", o, como decía el chiste, "pues no serían tan niños".

1 comentario:

Sergio Arán dijo...

Jajaja... eso es que alguien ha relacionado esta peli con alguna de Enrique y Ana y ya se sabe...

Yo, por mis hijos, también he vuelto a ver películas que hace años que no veía. Sin embargo, cosas que para mi eran naturales, ahora me parecen extremadamente fuertes. Mi teoría es que con esta sociedad tan políticamente correcta, aunque seamos críticos con ella, algo se nos pega y nos hemos convertido en seres algo atontaos... Pero cada vez que veo como el padre de Javi en Verano Azul le pega tal bofetón, me dan ganas de llamar a la policía para que localicen al actor que hizo de padre y lo metan en la carcel.

Y los padres de Piraña eran unos inconscientes: gordo como un piñón y con esos bocadillos en la mano...

Y esas estancias a solas en un barquito, con un marinero barrigudo entrado en años y con barba... no sé, no sé... prefiero que mis hijos vean Viernes 13, que el ambiente es más sano...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...