lunes, enero 11, 2010

Sobreviviendo a la Navidad

¡¡Feliz Año Nuevo 2010 a todos!!

Sí, ya sé que estamos a mitad de enero, casi, pero siempre he sido muy descastado para esto de las felicitaciones y, de un tiempo a esta parte, además me estoy volviendo de lo más impuntual. ¿Y no dicen que "Hasta San Antón, Pascuas son"? Pues eso.

En cualquier caso, ya estoy de vuelta de las vacaciones de Navidad, medio poniéndome al día, que ya iba siendo hora. Y es que, este año, he necesitado más que otras veces unas segundas vacaciones para descansar de las primeras.

Menudos 15 días más intensos, en los que no he hecho nada, pero tampoco he podido parar. Ya me diréis cómo os lo montáis vosotros con un tiempo de perros, lloviendo todo o casi todo el día, y sin otra posibilidad que pasar todo el día de casa de unos abuelos a casa de los otros, en coche siempre, para que toda la familia pueda disfrutar del peque. Él sí que se lo ha pasado en grande, desde luego :-D

Y no seré yo quien le niegue ese placer, a él, a sus abuelos y a sus titos. No, si, en el fondo, yo también he disfrutado, aunque me hubiera gustado poder aprovechar mejor el tiempo. Pero bueno, ¿no eran vacaciones, después de todo? Por lo menos, ha habido salud y amor, y a porrillo, que con el Gordo tampoco hemos acertado este año :-DDD

Ahí quedan las Fiestas, como todos los años. Y, como todos los años, al menos, éste he podido seguir manteniendo la tradición de felicitar las Navidades a la familia por medio de mis ya clásicas postales. No recuerdo bien si comencé a hacerlo, a petición popular, allá por el 94 (o el 96, debería consultar mis registros para confirmar la fecha exacta). De todas formas, constancia digital sólo hay desde 1998. Y, desde entonces, aunque mi descuidada página web en Dreamers.com sólo alcance hasta el 2002, hasta la actualidad. Algún día me replantearé cómo renovar esa web y dar salida a todos los dibujos que hay pendientes desde entonces.


La idea era simple. Ya desde hacía varios años antes, en la cena de Nochebuena, que celebramos toda la familia (y que dure muchos años más, todos los que puedan ser) en casa de mi abuela, gustábamos de regalarnos, después de cenar, una colección de ripios o rimas, con los que recordar lo más destacable del año anterior para cada uno de los asistentes, o, simplemente, echarnos unas risas en familia. Junto con eso, aprovechábamos para darnos los aguinaldos, que es algo que los nietos (y los mayores, en su justa medida) también agradecen.

Y, entonces, surgió la idea (¡gracias, Mamá!) de acompañar los ripios con dibujos míos. Que sí, que la cosa empezó con unos veintitantos, y ya va por treinta y séis, que han sido los que he tenido que hacer este año. Pero me quejo de vicio. Me faltan excusas para ponerme a dibujar y el fondo os puedo asegurar que soy el que más disfruta, por el mero hecho de hacerlos, que por el aprecio (que se les tiene, ¡eh!) o valor que se les pueda tener luego.

El truco está en no hacer el típico Christmas, y darle un toque más personal, a mi manera, cargado en ocasiones de referencias y chistes privados que no están al alcance de todos. Es, en cierto modo, el precio que hago pagar a mi familia a cambio de las tarjetas :-D

Pero bueno, al final, a ellos les gustan igual. Y, de todas formas, y como toda forma de vida que evoluciona, con el tiempo las tarjetas han ido pasando a un segundo plano, un complemento más para la fiesta que es poder reunirnos todas las Nochebuenas en casa de mi abuela. La culpa la tienen el Club de la Comedia, y el contar con unos primos de lo más salado y saleroso. ¡Y lo bien que nos lo pasamos!

Y eso que este año me ha pillado el toro más que en otras ocasiones. Recuerdo que los primeros años tenía tiempo de sobra para dibujar, colorear, escanear... Luego sólo dibujar y escanear (tampoco es que uno sea un portento con el color, hay quien agradece más mis dibujos en blanco y negro)... Y este año, en particular, la musa de la inspiración (más bien la de la motivación, que estoy muy vago últimamente) sólo acertó a visitarme un par de días antes de la fecha señalada.

Así que ahí me teníais, el día 23 de diciembre, dibujando como un poseso, y entintando a rotulador las últimas tarjetas mientras todavía terminaba de masticar la cena de Nochebuena, pero a tiempo para que diera comienzo el espectáculo.

De ahí que este año, sólo queden para la posteridad una mínima parte de los dibujos, aquéllos que sobraron (siempre hago mal las cuentas, y dibujo un par de tarjetas más de la cuenta, lo que no viene mal tampoco, si alguien se apunta a última hora a la movida), más los que nos tocó a la familia cercana. Del resto, sé que algunos se guardan con cariño, mientras que otros pasan a la categoría del "arte efímero". Qué le vamos a hacer.

Otro año prometo esmerarme más y no dormirme tanto en los laureles. Mientras tanto, aquí os dejo la muestra superviviente de las tarjetas de este año.








Mañana (es un decir), más y mejor.

6 comentarios:

Merrick dijo...

Con mucho retraso... Feliz año nuevo!!

Diego Cobo dijo...

Feliz año, Josema!!!!! Más vale tarde que nunca no? Chulísimos esos dibujones, tío!

- YOGUR - dijo...

¡¡¡Feliz año!!! (Un poquito retrasao por eso... Pero bien mirado te felicito también el 2011 y en eso voy con adelanto ;P)

- YOGUR - dijo...

Molan las postales ^__^

娃娃 dijo...

先為別人的快樂著想,是超人;先為自己的快樂著想,是凡人;使別人不快樂,自己也不快樂的,是笨人。..................................................

Chacal dijo...

Molan las postales.

Y aún con más retraso FELIZ AÑO NUEVO.:)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...