viernes, febrero 12, 2010

Cuanto más hermano...

Lo siguiente es una historia que me ha llegado de por ahí (luego he encontrado una fuente aquí), y que me he entretenido en traducir, porque vaya miga que tiene. Aunque como dicen que la confesión es buena para el alma, ahí va...

Antes de seguir leyendo: Por favor, no me juzguéis a la ligera... Que conste que estoy contando esta parte de mi vida porque la gente no hacía más que preguntar...

¿Conformes?... Muy bien, vale, allá vamos. No estaba muy seguro de si sería capaz de contarle esto a alguien alguna vez, pero es tarde y no puedo conciliar el sueño, así que supongo que simplemente me pondré a escribir, y ya veremos si me arrepiento o no por la mañana :-/

Lo primero de todo, para que os pongáis en situación: Mi madre murió al darme a luz (y lo cierto es que estaba buena, bastante buena... aunque todo esto no tenga nada que ver con ella, y esto haya sonado un poco raro, pero bueno). Lo cierto es que yo me crié con la familia de mi padre, el cual había sufrido un montón de no sé qué rollos emocionales y se había dado el piro incluso antes de nacer yo. Así que, como podéis ver, mi infancia ya fue de por sí algo jodida.

En cualquier caso, conforme crecía me sentí como si siempre hubiera mucha distancia entre mi hermana y yo. Y no fue hasta tener yo 17 o 18 años que me di cuenta por primera vez de que mi hermana era un auténtico bombón.

No quiero entrar en muchos detalles al respecto, pero lo que ocurrió básicamente fue que, accidentalmente, me encontré un vídeo en el que ella misma se había grabado. Sabía que no lo había grabado para mí, pero me pareció tan jodidamente guapa que tuve que verlo dos veces. Probablemente lo hubiera vuelto a ver una y otra vez hasta hartarme, pero por desgracia, fue por esa época cuando encontré el video en cuestión, que se lio toda este marrón de cuidado, y tuve que irme de casa a toda prisa. La familia de mi padre, con la que había estado viviendo hasta entonces, se metió en unos líos bastante gordos con la ley. Pero no suelo hablar mucho sobre eso.

Como iba diciendo... En ese punto estaba realmente encoñado con mi hermana, quien por cierto también tenía problemas con la ley por entonces. De hecho la habían detenido cuando me fui de casa.

Un amigo y yo fuimos a por ella. Sinceramente, cuando la vi, no podía dejar de pensar en lo del vídeo. Me la hubiera tirado hasta quedarme seco. Ahora miro atrás y la verdad es que suena bastante chungo, pero estoy convencido de que ella también sentía algo por mí por entonces. De hecho, cuando la sacamos de allí, lo primero que hizo fue besarme... y no fue precisamente un beso de hermana, ¿sabéis? Quiero decir, no fue nada sexual ni algo por el estilo, pero definitivamente, no fue un beso de hermana.

Después de eso, fuimos a reunirnos con los colegas de mi hermana. Durante el viaje, mi amigo dejó caer algún que otro comentario acerca de cómo se lo montaría con mi hermana, lo cual me puso algo celoso. Es un tío guapetón, pero incluso a sabiendas de que ella era mi hermana, yo lo veía como un competidor. Aunque durante un tiempo no pasó mucho más entre nosotros, más allá de algún cariñoso abrazo que otro.

Por entonces, casi todos los de mi entorno fueron puestos en búsqueda y captura por parte del gobierno, así que tuvimos que movernos continuamente de un sitio a otro durante una buena temporada. No es que diga que me sienta orgulloso de ello ni nada, pero sí que fue una época bastante interesante.

Mi amigo y mi hermana no llegaron a enrollarse, o eso creo. Lo cierto es que algo de tensión sexual sí que había entre ellos. Fue por entonces cuando tuve lo de mi accidente. Fue realmente chungo, quedé gravemente herido y casi la palmo. Y fue durante la rehabilitación, cuando vino a verme mi hermana y, como en el mejor de mis tórridos sueños con ella, me dio aquel fabuloso, lento y apasionado beso en los labios.

Lamentablemente (aunque supongo que fue lo mejor) el tema no fue más lejos. Pasamos algún tiempo separados... Y fue cuando comencé con lo de aquel rollo religioso, así que intenté no pensar más en ella de aquella forma. Durante bastante tiempo, todo pareció ir bien, había superado totalmente lo mío con ella. Y entonces, así como un año después de aquello, estábamos los dos navegando (no es que fuera una cita, ni nada romántico de eso, precisamente), y ella llevaba el bikini más sexy y más cachondo que he visto en toda mi jodida vida, lo cual volvió a reavivar en mí todos esos sentimientos ocultos. ¡Ufff!

Sólo un poco después, mi amigo (el de la tensión sexual) y ella terminaron enrollándose. No puedo decir que me sorprendiera demasiado.

Incluso cuando ellos ya llevaban un tiempo saliendo juntos, hubo una vez, estando todos en una fiesta... Mi amigo estaba dentro, y mi hermana y yo nos quedamos solos fuera. Aquello fue un momento realmente íntimo, y podríamos haber llegado más lejos, pero supongo que le corté totalmente el rollo cuando le conté que Darth Vader era nuestro padre y que tenía que irme para enfrentarme a él.


(¡Ay, el gatico! ¡Pulsa y verás!)

¡¡Bazinga!! :-D

3 comentarios:

Sergio Arán dijo...

Es buenísimo, pero deberías quitar la foto de abajo, porque haces scroll y aparece la foto, te lo esperas. Es mejor dejarlo con la frase final.
Absolutamente memorable.

Bac Hylon dijo...

Hum, pues tienes razón. Muchas gracias, Sergio, por el consejo :D

A ver qué tal ahora :D

Iselene dijo...

Ostras que bueno!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...