martes, mayo 25, 2010

Los hay brutos y brutos

Hoy en día, cualquiera tiene un ordenador en casa. Con su Windows y su Office instalados, como mínimo, que ya depende de lo enrollado que sea el dependiente de la tienda de informática.

Y, claro, lo siguiente que ocurre es que tiene que demostrar a propios y extraños su pericia en esta rama de la ciencia que algunos llaman Informática. Sea como sea, cueste lo que cueste.

Lo que nos lleva a situaciones más o menos ficticias (menos, en este caso, según parece) como la siguiente:

- Oye, que necesito un cartel.
- Yo te lo hago, que tengo ordenador nuevo en casa con el Powerpoint ése instalado.- Ah, qué bien. Cuánto sabes.
- ¿Que cuánto sé? Ya verás, la de filigranas que tiene este programa, y la de cosas que te deja hacer.
- Anda, pues es verdad. Qué bonito queda.
- ¿Y qué te apuestas a que soy capaz de meter TODOS los efectos del Powerpoint en tu cartel?
- ¡Qué va, hombre! ¿Eso cómo va a ser?
- ¡¿QUÉ TE APUESTAS?!

Y, claro, te encuentras con resultados como éste, que lo mínimo que provocan es una hemorragia ocular.

(pincha para ampliar, bajo tu propia responsabilidad)

Estas cosas antes no pasaban, que salía Clipo, la antigua mascota del Office, para avisarte de que te estabas pasando con los efectos.

¡¡Pero será bruto el tío!! Y, claro, luego lees lo de que como "Juego Infantil" se "apedreará un gallo", y ya es que ni te sorprende. Ya te parece hasta normal, después de lo visto.

Tremendo.

Me lo pasó mi colega Pelopi, que lo vio aquí, junto a otras "joyitas" que no tienen desperdicio (no me extraña que luego digan con tanto retintín lo de "Murcia, qué hermosa eres")

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...