martes, octubre 19, 2010

Lunes de regalos y sorpresas

Hoy me voy a dedicar la entrada, en un ejercicio de ombliguismo (que, al fin y al cabo, es para lo que sirven la amplia mayoría de blogs).

Y es que ayer lunes coincidieron un montón de cosas maravillosas que me alegraron la mañana, y por extensión, el inicio de la semana (y mira que suele ser difícil empezar la semana de buen humor, ¿eh?).

Por un lado, al volver del fin de semana, me encontré un aviso de Correos donde especificaba que "el envío no cabía en el buzón". Gracias a Dios, parece que por fin mi cartero se ha dado cuenta de lo importante que es, no sólo llevar el correo a su destino, sino asegurarse de que éste tiene garantías de que acabe en las manos de su destinatario legítimo, y no en la de algún desaprensivo.

Lo que no me esperaba era todo lo que me iba a encontrar en la oficina. Por un lado, un par de paquetes de CDs (sí, sí, seguid comprando en El Corte Inglés si queréis...) que sí, que vale, que los esperaba (que para eso estaban pagados y todo, o sea que regalos, regalos, no eran realmente, dejémoslo en sorpresa). Uno con algunos caprichitos de segunda mano, cortesía de SecondSpin, y el otro con algunas ofertas pre-Halloween de la casa Lalaland Records.


Pero lo mejor era el tubo dentro del que iba enrollada una fantástica litografía de Sergio Aragonés. Nunca había tenido una de éstas y el pasado verano un tipo que conocí por facebook me ofreció una. Y a lo deseado de la misma, se une el trabajito que ha costado que acabe en mis manos. Hasta tres veces me la ha tenido que reenviar hasta que por fin llegó, madre mía. Pero la espera ha merecido la pena, de eso no cabe duda.

La imagen es sólo la muestra que me enviaron para ver cómo era la litografía, pero pienso volver al tema y subir una foto en cuanto la tenga enmarcada y colgada en la pared de casa, firmada y numerada como está.

Y esto sólo a primera hora de la mañana. A mediodía tenía cita con JAB, el fantástico autor del no menos genial El Niño Gilipollas que Quería Volar. Ya os he hablado en alguna ocasión de él, del concurso de acertar disfraces que actualmente se sigue en su blog, y del II Maratón de Disfraces Gilipollas que tuvo lugar el pasado 1 de septiembre.

¿Os acordáis? Lo que creo que no llegué a comentar es que quedé el primero en dicho maratón. Bueno, el primero junto a dos esforzados triunfadores más, en un triple empate que se produjo en el ultimísimo momento. Emocionante a más no poder. ¿Y el premio? Pues dos de los dibujos acertados (cada uno acertamos cuatro en total, y lo normal es que sólamente nos toque uno), y una fantástica camiseta de regalo.

 
 
(Próximamente, camisetas a la venta en las mejores tiendas)

Al igual que comentaba antes con lo de la litografía, aún no he tenido tiempo de probármela, así que el modelo en cuestión es el propio JAB. Además, en las de los ganadores, exclusivas, el Niño dice: "Campeón!". Si sirve de consuelo, él tiene mejor tipito que yo.

Pero no quedó ahí la cosa, no. Por el mismo concurso diario de disfraces Gilipollas, hace poco que alcancé la cifra, nada desdeñable, de 10 disfraces acertados (sí, también aprovecho la mañana para trabajar y esas otras cosas, tranquilos). Así que otro premiaco al canto, que JAB aprovechó para darme en mano, ya que estábamos.
(Muy pronto, el vídeo donde se inmortalizó tan insigne momento)

Una copia del limitadísimo libro de "El Niño Gilipollas que Quería Volar" (objeto buscadísimo y cotizadísimo a estas alturas por los coleccionistas de más alta alcurnia), dos divertidas pegatinas, el dibujo dedicado con el que alcancé tan significativa cifra de aciertos (Nils Holgersson, ¿alguien más veía esa encantadora serie de dibujos?), tres chapas del Niño Gilipollas... ¡y una piruleta! ¡De fresa! ¡Y con forma de corazón!

¿Qué? ¿Fue o no fue un lunes completito el de ayer?

1 comentario:

Merrick dijo...

Completito completito... Qué chulo!! Sobre todo el Hulk!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...