martes, junio 21, 2011

Necesitamos a los Héroes de la Calle

Todos los años por la misma época, me pasa lo mismo. A la que se descuida uno con trabajos, finales de curso y procastinadas varias, se le va el santo al cielo y la casa sin barrer y el blog sin actualizar. En fin...

Hoy, a través de la insigne lista de correo de ADLO!, me he encontrado con esta noticia, sobre el ataque vandálico (en el fondo no deja de ser eso) a un monumento en Bulgaria, perteneciente a la época en la que toda esa zona de Europa se encontraba sometida al yugo soviético. Aquí, la imagen, que vale más que mil palabras, como todos sabemos.


No deja de tener su encanto (y su parte de justicia poética) ver cómo han "actualizado" a los "héroes" de una época ya pasada para representar a unos más actuales (aunque se les hayan colado, entre otros, Santa Claus y Ronald McDonald, supongo que por licencias artísticas y porque pegaban más con el material de partida). Aquí, simplemente retiramos la estatua ecuestre (lo que ecuestre, lo siento, no he podido evitarlo), pero a saber lo que alguien con un mínimo de gusto artístico podría sacar del Tito Paco. Lo que nos estamos perdiendo...

Pero la reflexión que me ha venido antes a la cabeza al ver esta imagen ha sido otra, más acorde con los tiempos que estamos viviendo. Y es que si en su día se consideró oportuno inmortalizar a aquellos héroes, porque entonces se les necesitaba, no es menos cierto que ahora, con una revolución en marcha de la que pocos quieren hablar y de la que muchos no sabemos aún en qué desembocará, andamos faltos, pero que muy faltos, de héroes. De héroes de la calle, que velen por nuestros derechos, con o sin máscara, frente a la oposición de algunos poderes "de facto".

Mira que no me gusta hablar mucho de estos temas aquí, donde prefiero escudarme más en el cachondeo y la risa fácil para suavizar un poco el día a día, pero es que con lo que estamos viviendo, los hechos están ahí, y no se pueden negar, por más que a algunos de arriba les interese silenciarlos, subvalorarlos o desprestigiarlos.

Así que, quién sabe, puede que tengan que pasar unos cuantos años para que echemos la vista atrás y veamos a todos estos jóvenes (y no tan jóvenes) "indignados" como unos héroes, a los que recordar con monumentos como el de arriba. Sólo que puede que entonces ni siquiera halla que maquillarlos con pinturas de colores para recordarnos por qué lucharon y lo que consiguieron.

Lo mejor está por llegar y, como dicen por ahí...


Nobody expects the #SpanishRevolution!!!

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...