viernes, agosto 19, 2011

Remember: Experiencias Religiosas

Corren días adversos para la religión. Tanto para los partidarios de la misma, como para los detractores. Tiempos convulsos que pueden desembocar en algo más gordo, o bien caer en el olvido cuando pase todo el maremágnum.

En cualquier caso, la experiencia nos muestra cómo la religión es capaz de sacar afuera tanto lo mejor como lo peor de las personas, y vuelvo a incluir aquí a ambas facciones, los que están a favor y los que están en contra. Lamentablemente, parece que al final sólo nos acordamos de la parte negativa. Así sólo se consigue que, los que intentan mantenerse un tanto al margen de los extremismos, como el que suscribe, terminen por reprobar tanto a unos como otros.

Y, qué casualidad, justo ayer recupero lecturas anteriores y me reencuentro con el Especial Malavida dedicado a las Religiones (y a la madre que las parió). Cuánta razón en tan pocas páginas. Y qué apropiado, justo ahora.



Podéis acceder al número completo a través de este enlace, cortesía del equipo malavidero. Y yo voy a aprovechar para rescatar una de las páginas con las que colaboré en dicho número.

(Click en la imagen para verla a mayor tamaño y no dejarte los ojos en el intento)

Parece mentira que hayan pasado ya 10 años desde entonces, y que la idea siga más fresca que nunca (o al menos, así me lo parece a mí).

Algo que no hice en su día y que puedo aprovechar para explicar ahora, son las variadas referencias, muchas de ellas privadas (lo siento, es algo que no puedo evitar y que me encanta hacer), que incluí en la página, aprovechando la temática del especial.

No era la primera vez (ni será la última) que alguien identificaba al Bacilón como un símbolo fálico (sí, supongo que colorearlo de "carne" da pie a muchas dobles lecturas). Nada más lejos de mi intención, pero bueno, allá cada cual para que vea lo que quiera. Pero sí que es cierto que una vez, supongo que por complementación, me llegó que alguien había asociado al Pelote Bambote con una vagina. ¿Ein? Que alguien me lo explique. ¿Será por ser de color rosa? Sí que reconozco que soy un tanto tirando a daltónico en lo que respecta a elección de colores. Sé que hay vida más allá de la paleta del Paint, pero aún estoy en proceso de ampliar mis horizontes en ese sentido.

Y, sí, el sacerdote también está inspirado en una persona real, gracias a la cual sí que pude quitarme una venda de los ojos y a la que ahora agradezco mucho el tener lo suficientemente lejos. Bien es verdad eso que dicen de que de todo se aprende.

La referencia a Ferdy (¿quién no lo odiaba?) también tiene su historia, ya que durante muchos años me encantaba esconderlo entre mis dibujos. Una mala copia de la tendencia que, por aquel entonces, tenía Todd McFarlane de hacer lo mismo con el Gato Félix. ¿Os acordáis?

Sí, sin duda, eran otros tiempos. No voy a decir mejores, pero sí distintos.

Ale, sed buenos (que no es lo mismo que decir "no pequéis", ¿eh?).

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...